Discapacidad intelectual: lo que debes saber

La discapacidad intelectual se torna evidente debido a que la persona asume una conducta diferente a los demás, la cual no concuerda con su edad cronológica y mental.

Otro indicio, es que realizan un constante balanceo de su cuerpo, repetición de movimientos y sonidos guturales, así como dificultad para hablar.

Representa por lo tanto, una disminución permanente del proceso cognitivo del individuo, que impacta asimismo a su conducta adaptativa.

Identificación

Para su correcta identificación es necesario realizar los siguientes estudios para determinar sus limitaciones y capacitaciones:

  • Evaluación médica.
  • Evaluación psicológica.
  • Evaluación pedagógica.
  • Evaluación social.

Características de las personas con discapacidad intelectual

  • Tienen un ritmo de aprendizaje más lento.
  • Necesitan un mayor número de experiencias para comprender el entorno.
  • Necesitan más tiempo que los demás para realizar cualquier acción.
  • Requieren de estímulos y una educación especial.

¿Cómo detectar la discapacidad intelectual?

Se manifiesta al inicio del periodo escolar, ya que se hace más evidente su dificultad para:

  • Adaptarse a los requerimientos o actividades diarias.
  • Utilizar y entender el lenguaje.
  • Comprender términos y conceptos.

Clasificación

Leve: se observa un desarrollo lento, por lo que cuenta con posibilidades mínimas en cuanto a la educación tradicional. Sin embargo, si reciben el estímulo adecuado pueden llegar a tener una vida normal en su etapa adulta.

Moderada: los que se encuentran en esta etapa pueden cuidar de sí mismos y cubrir sus necesidades personales, así como llegar a ser totalmente productivos, tanto en su hogar como en el ámbito laboral bajo condiciones especiales.

Severa: es más evidente, ya que se presenta un retraso en el movimiento y el lenguaje. Sin embargo, puede llegar a desarrollar actividades que le permitirán formar parte de la sociedad.

Profunda: su desarrollo motriz es muy débil, llegando a padecer, incluso, de impedimentos físicos que le hacen imposible valerse por sí mismos, por lo que requieren de los cuidados y atención de otras personas constantemente.