La discapacidad y los grupos de apoyo

¿Qué es un grupo de apoyo o autoayuda?

Es una especie de foro en el cual las personas que padecen de una situación, problema o dificultad en común intercambian emociones, experiencias y sentimientos, buscando ofrecer apoyo mutuo.

Asimismo, contribuyen a que el afectado y sus familiares tengan conciencia de su situación y aprendan a sobrellevarla.

Además, aportan ese sentimiento de bienestar que infunde el hecho de sentirse comprendido y reconfortado, que existen personas dispuestas a ayudar y que no están solos.

¿Qué pueden ofrecer los grupos de apoyo a las personas discapacitadas?

  • Desahogar frustraciones.
  • Aprender técnicas para resolver problemas y poder cuidar de sí mismos.
  • Saber cómo pedir ayuda.
  • Empoderarse.
  • Desarrollar una actitud positiva.
  • Encontrar y dar apoyo.
  • Informarse mejor acerca de la discapacidad.

¿Cómo logran ayudar?

Para poder desarrollar y promover estos sentimientos positivos y provechosos en las personas discapacitadas, es necesario poner en práctica las siguientes actividades:

  • Abrirse a compartir experiencias y sentimientos.
  • Tomar conciencia de las verdaderas emociones, pensamientos y conductas.
  • Ser sinceros.
  • Aprender a autogestionar problemas y situaciones.
  • Confiar en que no se está solo y existen personas dispuestas a ayudar.

La importancia del apoyo familiar

La familia cumple un rol de gran importancia para cada uno de sus miembros, y más aún cuando uno de ellos parece una discapacidad, ya que implica ciertos cambios que deben ser asumidos de acuerdo a las necesidades en las cuales esta persona se encuentra inmersa.

El apoyo familiar en estos casos debe hacerse presente para cubrir, no solo la asistencia médica, sino lo más importante, el apoyo emocional, que mantiene el vínculo de amor que reafirma la comunicación y la confianza entre todos los miembros, para que la persona discapacitada se sienta tranquila al solicitarles su ayuda. Asimismo, es fundamental la forma en que ellos perciben ese apoyo.

Sin duda alguna, el amor y apoyo familiar en estos casos es una medicina indispensable para el bienestar del discapacitado.