La discapacidad y sus tipos

En la actualidad, son muchas las personas que pueden padecer de alguna discapacidad y estas, puedes ser generadas por distintas causas y motivos.

Las personas que pierden alguna de sus capacidades, afrontan una discapacidad que va más allá de lo físico, ya que esta puede ser de diferentes tipos, por lo que afecta de forma directa alguna actividad o habilidad, e incluso, algún órgano.

Sin embargo, vale la pena resaltar, que la discapacidad no es sinónimo de incapacidad, por lo que, la persona que la afronta puede seguir desarrollando sus actividades habituales, siempre y cuando disponga de la ayuda y ajustes necesarios.

Existen diferentes tipos de discapacidad, que se clasifican de acuerdo al tipo de problema.

Discapacidad física

Conocida también como discapacidad motora, es un tipo de limitación que representa una disminución de estas destrezas, pudiendo involucrar la pérdida de alguna de las extremidades o su funcionalidad.

Discapacidad sensorial

Está relacionada con las limitaciones que afectan a alguno de los sentidos, siendo las más comunes la discapacidad auditiva o visual.

Discapacidad intelectual

Afecta el desarrollo y participación social del individuo, por lo que le resta autonomía en ámbitos tanto laborales como académicos.

Una de las características principales es un coeficiente intelectual por debajo de 70, deficiencias cognitivas y dificultades para desarrollar una participación social gratificante.

Discapacidad psíquica

Alberga alteraciones que afectan la conducta, así como la capacidad para asumir un comportamiento adaptativo. Por lo general, están relacionadas con algún trastorno mental.

Discapacidad visceral

Afecta a aquellos individuos que sufren una deficiencia en cualquiera de sus órganos, lo cual llega a limitar su vida y la forma en la que este participa en su comunidad. Algunos ejemplos son: problemas cardíacos o diabetes.

Discapacidad múltiple

Este tipo de discapacidad representa una combinación de las limitaciones ya explicadas. Un ejemplo de este caso podría ser, una persona parapléjica que padece también de ceguera, o una persona con discapacidad intelectual que además es sordo.